La semana pasada se conocieron los resultados de la consulta ciudadana implementada por la Mesa del Agua, una instancia creada por el Presidente de la República y liderada por el MOP el último trimestre del año pasado, para abordar la crisis hídrica que afecta al país.

Esta instancia nos muestra interesantes resultados en distintos ámbitos, sobre los cuales reflexionar.

Hay interés por participar: en un tiempo relativamente acotado, sólo un mes y medio, más de 41 mil personas participaron en esta consulta ciudadana, una cifra nada despreciable. Y eso que la consulta se realizó justo en medio del inicio de los confinamientos producto de la pandemia, desde el 27 de marzo al 8 de mayo.

Los jóvenes se pronuncian:  llama poderosamente la atención la edad de los participantes. Un tercio (30%) de quienes se pronunciaron tienen entre 18 y 29 años; y el 39% tiene entre 30 y 44 años. Las cifras revelan la preocupación por los recursos hídricos y el interés por las políticas públicas por parte de las nuevas generaciones.

Más allá de la propia satisfacción: un 71% de quienes emitieron su opinión se abastecen de agua a través de empresas sanitarias, es decir, tienen satisfecha su demanda, ya que hasta la fecha -pese a la sequía- no ha habido restricciones en el abastecimiento. Lo anterior indica una preocupación de nivel global sobre los recursos hídricos que supera las situaciones individuales.

Primero el consumo humano: A la hora de decidir qué hacer con el agua, claramente las personas se pronuncian por asegurar el acceso al agua. El 98% respalda que el primer principio básico de la legislación sobre el agua es garantizar el consumo humano. Y en cuanto a los principios básicos que deberían contener las leyes que aplican al recurso hídrico, la alternativa prioritaria, con un 76% de las preferencias, es “asegurar el acceso continuo y suficiente al agua como derecho humano fundamental para uso personal y doméstico”.

Cuidar las fuentes naturales: se aprecia una clara preferencia por el cuidado de las fuentes naturales de agua. El 75,4% considera que es el principal desafío que enfrentan los recursos hídricos; mientras que el 81% opina que la más importante manera para superar la sequía es el cuidado y preservación de ríos, lagos y otras fuentes de agua.

Agua y sectores productivos, dulce y agraz: el 82% respalda que se destinen recursos hídricos para la agricultura y la ganadería. Sin embargo, los demás sectores productivos aparecen con un nivel considerablemente más bajo en las preferencias: un 17% para generación eléctrica, 10% turismo, 7% pesca y acuicultura, 5,5% para la industria, y apenas un 2,5% para la minería.

No podemos vivir sin agua, es vital para la vida humana. Y también lo es para los desarrollos productivos, no sólo agrícolas, sino de cualquier ámbito. Conciliar estos intereses es tal vez el mayor desafío de la Mesa del Agua y esperamos que la participación sea clave en esta difícil tarea. Afortunadamente el 70,4% de los participantes indican que el segundo principio básico de las leyes hídricas debiera ser el “establecer un adecuado equilibrio entre el uso productivo del agua, el consumo humano y el cuidado del medio ambiente”.

Como sociedad tenemos que reflexionar sobre las percepciones y opiniones de la ciudadanía respecto de los recursos hídricos; proponer e implementar soluciones colaborativas y sustentables que en vez de profundizar esa dicotomía y competir por los recursos, busquen soluciones compartidas.

                                                                                   Teresa Matamala Belollio

                                                                                              Gerenta General

                                                                                              Entorno Social