El domingo 15 de diciembre, con un retraso de más de 40 horas, terminaba la COP25, presidida por Chile y realizada en Madrid. El cierre de esta conferencia – organizada para avanzar en acuerdos que permitiesen frenar las consecuencias del cambio climático – dejó sentimientos encontrados. En términos generales, había altas expectativas para que esta COP hubiese zanjado temas fundamentales, como la postergada discusión sobre la aplicación del artículo 6º del Acuerdo de París o mayor claridad sobre los plazos para la revisión de los NDC (contribuciones determinadas a nivel nacional para reducir emisiones de C02, por su sigla en inglés). Ambas, cuestiones fundamentales si consideramos que el Acuerdo de París se hacía eco de los hallazgos científicos que muestran la necesidad de limitar el aumento de temperatura en no más de 2º grados a fin de siglo. Caso contrario, las repercursiones y efectos del cambio climático podrían ser irreversibles, causando graves alteraciones a los ecosistemas y a la población humana. En el caso de Chile esto es especialmente delicado, toda vez que somos un país que presenta mayores condiciones de vulnerabilidad y exposición a factores exógenos como el clima.[1]

A pesar de lo anterior, la COP 25 dejó también avances que nos alientan. Entre otros aspectos, se reconoce la importancia de los oceános en el sistema climático; se valora y agradece el papel de la ciencia en este escenario de cambios; se apuesta por fortalecer la agenda de género y se proponen aumentar los fondos para auxiliar a los países más perjudicados por el cambio climático. Además, se logró aumentar el número de países comprometidos con la carbono neutralidad para 2050 y se aumentó considerablemente el número de empresas (de 93 a casi 800) comprometidas con este objetivo. Desde una mirada nacional, valoramos especialmente la declaración pública que realizaron más de 40 empresas donde se respaldan y apoyan medidas que permitan avanzar hacia una economía más sustentable y respetuosa del medio ambiente.[2]

Aunque esperamos que en la próxima COP (que se realizará en Glasgow) se concreten avances más significativos en las negociaciones de las potencias del mundo, como país y sociedad no podemos descansar en “lo que otros hagan” para nosotros hacerlo también. En este sentido, la COP 25 deja una importante invitación a los sectores productivos (tanto públicos como privados), actores estratégicos fundamentales para el desarrollo sostenible de nuestro territorio: si los países no se mueven, nosotros sí podemos hacerlos. Para esto es necesario que cada empresa e industria tome medidas que posibiliten crecer en una economía con menores impactos y más responsable socioambientalmente. Un buen punto de partida – sobre todo para aquellos que aún no han dado pasos en esta línea – es reflexionar y hacerse consciente de la propia responsabilidad para con la emisión de CO2. Sugerimos para esto las siguientes preguntas[3]:

  • ¿Conoce las emisiones de CO2 de su sector/negocio?
  • ¿Están proyectando sus emisiones al 2030-2050?
  • ¿El sector/su negocio ha evaluado cuándo alcanzará el peak de emisiones? ¿Qué inversiones implica? ¿Son costo efectivas?
  • ¿Cuenta con una estrategia de largo plazo para lograr cero emisiones netas al 2050?
  • ¿Está preparado para incrementar la ambición cada 5 años? ¿Está preparado para dicha negociación con el gobierno?

Hacerse estas preguntas son un tímido pero obligatorio primer paso. Varias empresas e industrias están más avanzadas que esto, sin duda. Otras siguen/seguimos al debe. Lo que no puede pasarnos es que, ante la dificultad para avanzar en el escenario internacional sigamos postergando e hipotecando nuestro bien más preciado, nuestra casa común. Al contrario, como actores de la sociedad civil podemos movernos con agilidad para, juntos, crear las condiciones que garanticen un desarrollo económico sostenible en el tiempo.

[1] https://sustentable.uc.cl/noticias/359-cuan-vulnerable-es-chile-a-la-crisis-climatica. Visitada: 17 de dic. de 19.

[2] Parte de estas empresas pertenecen a la iniciativa Pacto Global, de la que Entorno Social hace parte. https://pactoglobal.cl/2019/cop-25-declaracion-publica-en-apoyo-a-la-politica-climatica-de-chile/ Visitada: 18 de dic.de 19.

[3] Agradecemos a la investigadora y directora ejecutiva del CR(2), Andrea Rudnick, una capacitación interna en la que nos propuso estas preguntas.