Como un buen regalo para celebrar el mes de la minería, ICMM (International Council on Mining and Metals), acaba de publicar el borrador final del “Estándar Global de la Industria sobre la Gestión de Relaves”. Llama la atención su enfoque, donde más allá de lo técnico, el cuidado de la vida está al centro.

La propuesta del ICMM, que reúne a las más importantes compañías mineras del mundo,  pone al centro a la persona, con un enfoque de respeto de los derechos humanos individuales y colectivos. “El Estándar Global sobre Gestión de Relave pretende alcanzar el objetivo final de cero daño en las personas y en el medioambiente, y tolerancia cero para fatalidades humanas. Exige a los operadores que asuman la responsabilidad y prioricen la seguridad de sus instalaciones de relaves, a lo largo de todas las fases del ciclo de vida del proyecto, incluso cierre y post cierre”, reza la presentación del documento.

Los relaves, una mezcla de agua, material estéril y restos de minerales, son el principal e ineludible residuo de la actividad minera. En Chile existen 740 relaves catastrados por Sernageomin, que suman en conjunto casi 24 mil millones de toneladas. En la actualidad, la actividad minera genera 600 millones de toneladas anuales en el país y se espera que para el 2030 la cifra se eleve a 1 mil millones de toneladas. Este aumento se explica fundamentalmente por la caída de las leyes de los minerales tratados, lo que hace necesario procesar cada vez más material para mantener la producción de cobre fino.

Tras la tragedia de Brumadinho, a inicios de 2019 ocurrida en el estado de Minas Gerais en Brasil, donde se produjo la ruptura de la presa de relaves dejando al menos 250 muertos y más de 20 desaparecidos, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PUNMA), los Principios de Inversión Responsable (PRI) y la industria minera  agrupada en el ICMM toman la decisión de abordar en conjunto la seguridad de los relaves. Era un imperativo global, ya que entre el 2016 y 2019 se cuentan al menos 10 incidentes graves asociados a relaves en todos los continentes.

El ICMM condujo un proceso participativo con sus miembros, consultando además a comunidades y estados. A través de un panel de expertos, reuniones de levantamiento de información la posibilidad de hacer comentarios a los borradores de propuestas se llegó a un borrador final  de estándares que se dio a conocer el 5 de agosto pasado.

La norma está organizada en seis áreas temáticas, propone 15 principios y 77 requisitos auditables, de modo que opere como una guía práctica no sólo para los operadores, sino también para los demás actores  -como los Estados, las aseguradoras y los bancos de inversión, y por cierto las comunidades aledañas- que podrán verificar y/o requerir que se cumplan dichos requisitos.

El ICMM espera que sus miembros adopten la desafiante norma al más breve plazo. Es de esperar que así ocurra también en nuestro país, ya que además está en línea con la Política Nacional de Relaves, impulsada por el Ministerio de Minería.

Cabe agradecer, por último, que el ICMM tuvo la delicadeza de publicar la norma en todos los idiomas posibles, lo que hace mucho más fácil que todos los actores conozcan, se enteren y adopten estos planteamientos.

Para acceder al documento completo, haga clic aquí. 

 

Susana Mena

Directora de Research y Contenidos

                                                                                              Entorno Social